Ya hace dos semanas que empezamos con el blog, en él hemos estado hablando sobre desarrollo web y marketing digital, es por eso que he decidido inaugurar una serie del blog, se llamará “Crónicas de un hacker” en donde hablaremos temas muy importantes de la seguridad informática, el objetivo es concientizar en la gente sobre porque deberían saber algo de seguridad y protegerse de las personas que buscan hacer daño. Sin más, vamos a ello.

También he implementado un traductor en el blog, es automático así que si los que me leen desde otro país encuentran errores en la traducción es porque aún no he corregido ese problema. Desde ahora en adelante no seré yo, seré solamente un texto 😀


Hace un par de semanas aprendí a desarrollar programas en Python, entendí que este lenguaje de programación es ampliamente utilizando en la industria del Big Data (para manejar grandes cantidades de datos). Su sintaxis es muy amigable y es muy fácil aprender este lenguaje, es por eso que no me ha tomado mucho tiempo empezar a desarrollar pequeños scripts.

El día de hoy hable con una amiga en el  centro de la ciudad, después de una larga platicada salió el tema de redes sociales, concretamente empezamos a hablar de Instagram. Ella es una persona muy activa en esta red social y cuelga por mínimo 10 vídeos diarios en sus historias y me comentó que le gustaría almacenar estos vídeos pero su almacenamiento es limitado por lo que tendría que estar borre y borre contenido de su teléfono, a lo que yo le respondí que es posible hacerlo sin la necesidad de almacenar ningún bit en su dispositivo móvil, la verdad es que ni siquiera sabía lo que decía porque no tenía idea de cómo hacerlo.

El tema se quedo en mi cabeza y no paraba de darme vueltas y vueltas, conforme fueron pasando los días lo único que pensaba era en crear una solución al problema de mi amiga, así que un viernes después de una larga jornada de trabajo decidí sentarme frente al computador y abrir mi IDE, en principio no sabía que hacia, ni siquiera tenía algo planteado simplemente sabía que tenía que crear una solución.

Tome un gran respiro y decidí que iba a crear algo único, así que iba a estar sentado todo el fin de semana desarrollando la solución de mi amiga, no le veía inconvenientes así que le metí todos los kilos a esto.

Decidí que iba a crear un script sencillo que interactuará con la API de Instagram, con Python iba a ser relativamente fácil ya que solamente con unos cuantos import desde un archivo .py podía lograr lo que buscaba.

Crónicas de un hacker

El resultado final fueron dos archivos, por un lado un archivo JSON que contenía toda la configuración de mi script y por el otro lado el archivo .py que contenía la conexión a la API de Instagram, la otra función del script ere recoger y almacenar los datos obtenidos en una base de datos interna.

Esto lo había realizado en un par de días y cuando acabe hice unos test con mi cuenta. Me dí cuenta que había creado la solución al problema de mi amiga ya que no tenía de que preocuparse, iba a poder seguir subiendo sus historias mientras  por detrás estaba corriendo mi script guardando todos los vídeos e imágenes que colgaba a la red. Cómo sabrán, las historias de Instagram se borran en 24 horas, por lo que tuve que desarrollar un cron que se ejecutara a las 4 pm todos los días. El lunes vi a mi amiga y le había comentado que tenía una solución a su problema y que ya no tenía de que preocuparse, todas sus historias iban a estar en una base de datos que yo iba a administrar, a lo que ella respondió muy emocionada y me confirmo que estaba de acuerdo con la solución que le había propuesto.

Pasó un tiempo después de la creación de este script, todo iba funcionando correctamente. En un par de meses tenía al rededor de 30gb de puras historias de mi amiga, me di cuenta que acceder a su información iba a ser muy fácil, si yo quería ver un día de ella simplemente entro en la base de datos y veo el día que yo quiera, en un principio solo fue una idea al aire y no lo hice, pero unas semanas más adelante todo cambio.

Conocí a una chica de Ciudad de México, la verdad fue amor a primera vista así que decidí pedirle su WhatsApp. Sin embargo, no tuve el valor para mandarle un mensaje así que investigue su número en redes sociales y me dí cuenta que ella al igual que mi amiga colgaban muchos vídeos en las historias de Instagram. Recordé que tenía mi script funcionando y que podía escalarlo para agregar más cuentas, así que decidí empezar a recoger las historias de esta chica todos los días a las 4 de la tarde.

Pasaron 3 meses y tenía ya 120gb de pura información entre mi amiga y la chica que había conocido aquel día en Ciudad de México, un fin de semana tenía el tiempo para ver todos los vídeos de esa chica. Pasaba y pasaba los vídeos y pude saber cuales eran sus gustos, a donde iba frecuentemente, con quien salía, quienes eran sus amigos, etc. Sabía que iba a un café con una amiga todos los viernes a las 5 en centro de la ciudad.

Ella no sabía que la estaba espiando, creo que ni siquiera sabía quien era yo, mi objetivo era poder hablarle, lo que hice el viernes fue algo arriesgado?, fui a aquel café y monte un escenario como si fuera casualidad que nos encontramos. Le había comentado que yo fui el chico que le había pedido su número en el centro de la ciudad aquel día, lo cual ella recordó muy fácilmente, y fue aquí en donde empecé a utilizar los datos que había recogido estos últimos 3 meses, empecé a hablar de sus gustos (los cuales sabía la mayoría),. El simple hecho de “adivinar” sus gustos fue algo que a ella le llamo la atención por lo que yo estaba del otro lado.

3 años después…

Hace algunos meses un grupo de hackers secuestró mi información y me amenzaron si no trabajaba con ellos. Yo accedí y unos días después me secuestraron a mi, simplemente tengo acceso a una computadora con un sistema operativo que jamás había visto en mi vida, seguramente es un Linux modificado?. Bueno, para no hacérselas larga, el día de hoy tengo cerca de 4 petabytes de información de muchas personas (no sé cuantas sean exactamente), todo está en discos duros los cuales cada semana vienen estas personas a recoger, por lo que me he dado cuenta ellos trafican con esa información para hacer ataques dirigidos y simular secuestros, la verdad no sé que hacen con esa información, mi único trabajo es mantener el script que recientemente he escalado a algo más grande, ahora recoge historias de Facebook y de Snapchat.

Yo no me preocupo por la información ni por las personas que seguramente les están haciendo daño, lo único que busco es estar bien y generar dinero (que lo estoy haciendo muy bien).


Hasta aquí acabamos el primer capitulo de esta sería “Crónicas de un hacker”, les dejo una pequeña reflexión y también quería pedirles que si les ha gustado el contenido por favor compártalo en redes sociales o dejen un comentario (Y) de esta manera seguiré trayendo contenido de calidad para el blog.

“Piensa que todo lo que subas a la red siempre estará en ella, sin importar si lo haz eliminado o no, el gran conflicto de internet es que lo más vulnerable son las personas que entran en la red sin siquiera tener conocimientos básicos estar seguros”

¡Un abrazo virtual! 😀